Cashflow

Mide el cambio de la posición de tesorería (el efectivo) entre dos puntos en el tiempo, por ejemplo de principio a fin de año. El cashflow neto (o global) siempre debe descomponerse, a efectos de análisis, en:

  • Cashflow de las actividades operativas: la caja que el negocio genera o quema con independencia de cómo está financiado o de la inversión neta en bienes de equipo o activos fijos.
  • Cashflow de las actividades de financiación: los fondos que inversores, bancos y demás entidades inyectan o retiran de la empresa, por ejemplo una ronda de inversión (+) o el pago de un dividendo (-).
  • Cashflow de las actividades de inversión: los fondos dedicados a la adquisición de bienes de equipo, o los que se obtienen con su venta o enajenación.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies